Soluciones Presentación del LEI

El LEI en los informes de sostenibilidad y
los factores medioambientales, sociales
y de gobernanza (ESG)

La creación de una arquitectura global de información climática exige disponer de un mecanismo universal que permita identificar y autenticar a las entidades legales involucradas. Los esfuerzos para estandarizar los datos ESG continúan avanzando y los expertos del sector destacan que aquellos identificadores que sigan siendo coherentes y posibiliten la interoperabilidad serán herramientas vitales a la hora de conectar sin problemas conjuntos de datos financieros y no financieros con las infraestructuras de datos existentes. El éxito en este sentido permitirá a las empresas obtener información valiosa mucho más rápidamente que sus intentos de integrar identificadores y conjuntos de datos no estándar. Para analizar el desempeño de una empresa en función de los factores ESG, por ejemplo, los inversores deben identificar sin ambigüedades a las entidades que participan en actividades que, pongamos el caso, producen emisiones de gases de efecto invernadero. Esto les permitirá analizar y comprender su impacto en relación con el clima.

La identificación de las entidades legales de una manera única e inequívoca es crucial para determinar (i) el riesgo físico, (ii) el riesgo de transición y (iii) el riesgo de responsabilidad. Así lo subraya el Informe de situación de la Red para un sistema financiero ecológico (NGFS) (Network for Greening Financial System (NGFS) Progress Report), escrito por una red de 83 bancos centrales y supervisores financieros y que destaca el hecho de que un obstáculo importante a la hora de acceder y utilizar los datos existentes relacionados con el clima es la falta de identificadores únicos, un mecanismo crucial para interconectar los datos relacionados con el clima y los datos financieros. El LEI puede ayudar a respaldar esta iniciativa vinculando la información financiera y no financiera. Cuando las entidades legales, tales como fondos de inversión y entidades gubernamentales, junto con los acontecimientos corporativos, se definen y rastrean utilizando identificadores distintos, los inversores o reguladores se encuentran con grandes dificultades para poder analizar el desempeño en materia de ESG de una entidad determinada a lo largo del tiempo, ya que cada rastreador debe conciliarse y asignarse nuevamente a la entidad subyacente.

En estos casos, el LEI ayuda a verificar las actividades de las contrapartes, las emisiones y los riesgos resultantes a lo largo de las cadenas de valor entre países y datos agregados. Poder identificar las actividades de sus contrapartes de manera inequívoca y continuada también permitirá a las empresas analizar y evaluar los avances logrados en la consecución de los objetivos relacionados con el clima y el medio ambiente que se hayan comprometido a alcanzar.

El LEI posibilitará la coordinación y cooperación transfronterizas a medida que las autoridades desarrollen modalidades, conjuntos de datos y marcos de presentación de informes para intercambiar entre sí, dada la naturaleza global de los riesgos relacionados con el clima. Con el LEI, las autoridades supervisoras pueden identificar la exposición de las instituciones financieras a actividades económicas afectadas por el riesgo de transición. El LEI también puede facilitar detalles sobre la ubicación geográfica de las exposiciones de las instituciones financieras más propensas al riesgo físico. Además, el LEI puede favorecer la recopilación de datos de las instituciones financieras en lo que respecta a las contrapartes/prestatarios. El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB) recomienda incluir el LEI de las contrapartes de las instituciones financieras en las plantillas de presentación de informes de datos para aumentar la fiabilidad de los datos relacionados con el clima utilizados y reportados por las instituciones financieras.

La Junta Europea de Riesgos Sistémicos destacó en su recomendación que el LEI puede favorecer la recopilación de datos sobre finanzas sostenibles. «Una base de datos central armonizada con información relevante sobre el grado de sostenibilidad de cada empresa y su exposición a los riesgos climáticos sería beneficiosa para apoyar el desarrollo de las finanzas sostenibles y garantizar la protección de los inversores, al permitir un fácil acceso a los indicadores financieros, medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) que describen a la empresa. Estos datos permitirían realizar un seguimiento de las cadenas de suministro (p. ej., a través de los LEI de los proveedores y los clientes de las empresas). Esto permitiría estimar las emisiones de las cadenas de suministro al completo. A su vez, ayudaría a controlar el uso que se hace del producto de los bonos verdes, haría que las etiquetas verdes fueran más fiables y, por lo tanto, reduciría el riesgo reputacional de «lavado verde» en los mercados de bonos verdes.»

El LEI ya es obligatorio (siempre que esté disponible) conforme a la versión definitiva del Normas Técnicas de Regulación (RTS) de la UE en virtud del Reglamento de Divulgación de Información sobre Finanzas Sostenibles (SFDR) (EU Regulatory Technical Standards (RTS) under the Sustainable Finance Disclosure Regulation (SFDR)) . En China, el LEI se exige según las Directrices para la divulgación de información medioambiental de las instituciones financieras en Shenzhen (Guidelines for Environmental Information Disclosure of Financial Institutions in Shenzhen).

Algunos proveedores de datos ya han incorporado el LEI en sus bases de datos. Por ejemplo, ESGi, un proveedor de datos ESG fiables para el sector de la inversión, ha integrado el LEI en su plataforma, aprovechando el enlace del Código Internacional de Identificación de Valores (ISIN) al LEI propiciado por la GLEIF, lo que le permite ayudar a las compañías compradoras a identificar a qué empresas están expuestos sus productos.

En diciembre de 2022, la GLEIF se unió a la iniciativa Net Zero. El reconocimiento del valor del LEI ha sido inmediato, dado que la falta de un identificador común global obligatorio en el mundo corporativo da lugar a muchos problemas a la hora de vincular los registros de las empresas únicamente a identificadores no estandarizados específicos de cada país o con datos textuales farragosos. Truman Semans, director ejecutivo y fundador de OS-Climate, ha dicho «En el contexto de nuestra iniciativa, comparar datos utilizando el LEI de la GLEIF y otros conjuntos de datos abiertos es un elemento clave en la creación de sistemas de análisis de alta calidad que evalúen el progreso de las empresas en relación con los compromisos adquiridos con la iniciativa Net Zero y otros objetivos de inversión alineados con el clima.» Además de este trabajo, la GLEIF es copresidenta del subgrupo de «datos detectables» de la iniciativa The Carbon Call y ayuda a promover la transparencia en los informes de sostenibilidad con el fin de respaldar la hoja de ruta de The Carbon Call publicada en la COP27.

El valor del LEI en el respaldo de la agenda de sostenibilidad del G20 ha sido reconocido recientemente en un informe publicado por personalidades influyentes de la comunidad empresarial global (el B20, Business in OECD e IoE). El LEI es reconocido por su capacidad para reducir los costes y los enfoques transfronterizos fragmentados de la comunidad empresarial y por ayudar a sentar las bases para una mejor información de gestión de riesgos en el futuro.

Publicaciones

Business at OECD, B20 and IOE

To Deliver the Sustainability Agenda, Barriers to Liquidity and Productivity must be addressed

Financial Stability Board (FSB)

Recommendations for supervisory and regulatory approaches to climate-related risks and calls for continued progress on disclosures.

Chief Data Officer Magazine

How Two Unique Identifiers Can Unlock the Value of ESG Data

Open Data Institute (ODI)

Towards Implementing net zero data strategies

United Nations Development Programme, GLEIF, Monetary Authority of Singapore

UNDP, GLEIF and MAS to embark on Project Savannah to digitize basic ESG Credentials for MSMEs