Sala de prensa y Medios Blog de la GLEIF

Identificadores de Personas Jurídicas (IPJ): cómo podrían ayudar las mejores prácticas globales de identificación de empresas de confianza a respaldar el crecimiento económico en África

Identidad de confianza: un ingrediente fundamental para el futuro económico de África


Autor: Stephan Wolf

  • Fecha: 2019-09-23
  • Visualizaciones:

gleif-people-5-750x250

En el contexto de una desaceleración en todo el continente en 2016, las economías de África han demostrado ser resilientes. El Banco Africano de Desarrollo prevé un crecimiento del 4 % del PIB en todo el continente en 2019 y el acuerdo alcanzado en marzo de 2018 para establecer el Área Continental Africana de Libre Comercio ha creado la mayor área de libre comercio del mundo. Si se dan las condiciones futuras adecuadas, podríamos ver cómo el continente se convierte en una importante potencia del panorama global.

Con tanta oportunidad de crecimiento, resulta más importante que nunca reconocer el papel de la identidad de confianza a la hora de crear unas condiciones de comercio exitosas. Al actuar en calidad de empresas, el saber con quién se están haciendo negocios es un factor importante para evitar riesgos, luchar contra el fraude y para que un acuerdo (o incluso una economía, si se considera a escala) resulte un éxito o un fracaso.

La importancia de la identidad de confianza es igual de fundamental respecto a la financiación comercial. Con unas deficiencias de la financiación comercial en África que el Banco Africano de Desarrollo estima en unos 120 000 millones de dólares estadounidenses, cualquier medida que pueda tomarse para minimizar los obstáculos a la financiación, como la falta de una identidad verificada, debe perseguirse con entusiasmo.

Con todo, se estima que más del 50 % de la actividad económica de los países en desarrollo de todo el mundo la llevan a cabo entidades no registradas o empresas sin unas credenciales transparentes. La falta de una identidad de confianza puede impedir la participación tanto en el comercio intrarregional como en el comercio internacional y puede evitar que las empresas accedan a importantes servicios como la cadena de suministro, los pagos y, como ya se ha mencionado anteriormente, la financiación. En circunstancias extremas, esto puede aumentar la vulnerabilidad a la corrupción y el fraude, lo que se traduce en un mayor descenso económico y una mayor dependencia de las ayudas al desarrollo.

La GLEIF respalda la visión de que las economías prósperas comienzan por la confianza en las transacciones. Esto puede incorporarse en las economías mediante un mecanismo de identificación universal y transparente para empresas de todo el mundo: el Identificador de Personas Jurídicas (IPJ).

¿Qué es un IPJ?

Cualquier empresa puede obtener un IPJ, un código alfanumérico de 20 dígitos basado en la norma ISO 17442 creada por la Organización Internacional de Normalización (ISO). Se vincula a la información de referencia principal que describe a una persona jurídica, incluida su denominación y su estructura de propiedad (detalla «quién es quién» y «quién es dueño de quién»), y se valida frente a fuentes externas. Los IPJ se publican junto con los datos de referencia correspondientes en un directorio global en línea conocido como el Índice de IPJ Global, que mantiene la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF). Es el único recurso global en línea que facilita datos de referencia de las personas jurídicas abiertos, estandarizados y de alta calidad a los que se puede acceder libremente. Ofrece transparencia en el mercado global.

GLEIF: arraigo en la transparencia y la sencillez

Tradicionalmente, la identificación precisa de personas jurídicas a nivel global se ha tratado de una tarea compleja, cara y que requiere mucho tiempo. Antes de los IPJ, la falta de una única base de datos abierta y actualizada que contuviese datos estandarizados y homogéneos sobre las entidades implicaba que los procesos de identificación se basasen ampliamente en comprobaciones manuales en varias fuentes, la mayoría de las cuales usaban nombres en lugar de identificadores, con lo que reinaba la confusión. Por ejemplo, una división de servicios a los clientes de un gran banco descubrió hace poco que contaba, de media, con cinco nombres (con leves variaciones en su base de datos) para la misma organización. Este tipo de incoherencia en las distintas divisiones de la misma compañía, empresas y jurisdicciones a nivel global dificulta mucho rastrear y vincular la información a las entidades desde varias fuentes. La falta de transparencia resultante llegó a provocar crisis financieras, abusos del mercado y fraude.

Tras la crisis financiera del 2008, los reguladores y los actores del mercado de capitales necesitaban evaluar de un modo rápido el alcance de los participantes del mercado expuestos a Lehman Brothers y cada una de sus cientos de filiales. Esto expuso una necesidad crítica de un sistema que identificase y comprendiese las exposiciones a nivel de persona jurídica en lugar de a nivel de sociedades matriz. Para solucionarlo, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), junto con los ministros de economía y los gobernadores de los bancos centrales representados en el G20, abogó por desarrollar un IPJ universal para las personas jurídicas implicadas en las transacciones financieras. Posteriormente, el FSB estableció la GLEIF para respaldar la implementación y el uso del IPJ.

¿Por qué el IPJ es importante para el crecimiento económico?

Las medidas regulatorias relacionadas con el IPJ hasta la fecha se han centrado en gran parte en iniciativas relacionadas con la identificación de personas jurídicas en la comunicación de información para cumplir con las regulaciones y en la supervisión de las transacciones en instrumentos financieros. Esto pone de relieve el objetivo inmediato que se persigue con la introducción del estándar del IPJ después de la crisis financiera: incrementar la capacidad de las autoridades de evaluar el riesgo sistémico y emergente, identificar tendencias y adoptar medidas correctivas. Con todo, más allá de las obligaciones actuales, existen numerosas ventajas macroeconómicas que ofrece un mecanismo de identificación de entidades universal de confianza empleado por todos los participantes del mercado de todos los sectores: las oportunidades de inclusión financiera para todas las empresas, una gestión de riesgos mejorada y la capacidad de gestionar el fraude son algunas de ellas.

african-market-750x393

¿Cómo soluciona los problemas comerciales el IPJ?

Además de las ventajas económicas que ofrece el IPJ, también puede aportar unas ventajas significativas a las empresas. Un informe de la GLEIF explora las dificultades de la identificación de entidades en los servicios financieros. Un nuevo futuro para la identificación de personas jurídicas demostró que la integración de nuevas empresas representaba uno de los mayores problemas, debido a la falta de un proceso optimizado. Más de la mitad (57 %) de los profesionales de ventas del sector bancario afirmaron que dedicaron el 27 % de su semana de trabajo (lo que equivale a más de un día y medio a la semana) a integrar nuevas organizaciones en su cartera de clientes. Con más de la mitad las instituciones financieras empleando una media de cuatro identificadores para identificar a las organizaciones de la cartera de clientes durante la integración, queda claro que el proceso está plagado de ineficiencias.

Para empeorar las cosas, tales ineficiencias tienen implicaciones comerciales críticas. El 39 % de los encuestados informaron del riesgo de perder negocios debido a la duración y la complejidad del proceso, ya que consideran que el 15 % del nuevo negocio está en riesgo por el hecho de que el cliente pierda la paciencia con el proceso y que el 14 % se pierde por no poderse verificar su identidad.

Estas cifras son significativas para cualquier empresa y demuestran claramente cómo la adopción del IPJ para las organizaciones de clientes puede traducirse en un proceso de integración más fluido, una mejora de la experiencia de los clientes, una reducción del riesgo de perder negocio y una optimización de la eficiencia. Por ejemplo, el informe demostró específicamente que la introducción de los IPJ en la integración del mercado de capitales y en la tramitación de operaciones con títulos podría reducir los costes anuales de tramitación de operaciones y de integración en un 10 %. Esto llevaría a una disminución del 3,5 % de los costes de las operaciones en los mercados de capitales, lo que equivale a un ahorro de más de 150 millones de dólares estadounidenses anuales solo para el sector de la banca de inversión global. Estas son unas conclusiones importantes y, cuando se extrapolan a una comunidad comercial más amplia, más allá de los servicios financieros, ofrecen indicios de las eficiencias que puede ofrecer el IPJ a muchas empresas.

IPJ: ¿por qué África y por qué en este momento?

Los cambios normativos recientes se han traducido en la consolidación del sector bancario africano, lo que lo vuelve más fuerte y resistente. El enfoque actual en la sostenibilidad del continente supone el momento perfecto para pensar en más maneras de prepararse para el futuro del sector, adoptando una identidad digital global que reduzca costes, facilite los procesos de integración y transacción y conlleve un conocimiento más profundo sobre el mercado.

A nivel macroeconómico, mientras las economías de África sigan fortaleciéndose, el camino del continente a la transformación digital también progresará. Los IPJ satisfacen una necesidad real en el mundo digital actual. A través de una identidad digital global, permiten la identificación universal, homogénea y transparente de millones de entidades de nuestro planeta. Así se ofrece la confianza necesaria para crear las condiciones óptimas para el éxito del comercio internacional. El IPJ aportará certidumbre sobre la identidad en cualquier negocio o interacción en línea, facilitando que todos los agentes participen en el mercado global.

Al sustituir la información compartimentalizada por un enfoque estandarizado, los IPJ eliminan la complejidad de las transacciones comerciales y permiten tomar unas decisiones más inteligentes y menos costosas sobre con quién hacer negocios.

Blog y Foro de Debate de la GLEIF

Si desea realizar un comentario sobre una publicación del blog, visite el blog en lengua inglesa. Identifíquese con su nombre y apellidos. Su nombre aparecerá junto a su comentario. No se publicarán las direcciones de correo electrónico. Tenga en cuenta que, mediante su acceso al foro de debate o su contribución en él, acuerda cumplir los términos de las Directrices sobre los blogs de la GLEIF, por lo que le pedimos que los lea detenidamente.



Lea todas las publicaciones del blog de la GLEIF
Sobre el autor:

Stephan Wolf es el Director General de la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF). Desde enero de 2017, el Sr. Wolf es uno de los coordinadores del grupo de asesoramiento técnico de Fintech formado por el comité técnico ISO/TC 68 (ISO TC 68 FinTech TAG) de la Organización Internacional de Normalización. En enero de 2017, el Sr. Wolf fue designado uno de los 100 Líderes en Identidad por One World Identity. Tiene una amplia experiencia en el establecimiento de operaciones de datos y en estrategia de implantación global. A lo largo de su carrera ha contribuido al avance de estrategias clave de desarrollo de productos y empresas. El Sr. Wolf cofundó IS Innovative Software GmbH en 1989 y trabajó como su primer director general. Más tarde, fue nombrado portavoz del consejo ejecutivo de su sucesora IS.Teledata AG. Finalmente, esta empresa pasó a formar parte de Interactive Data Corporation en la que el Sr. Wolf ocupó el puesto de Director Técnico.


Etiquetas para este artículo:
Gestión de Datos, Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF), Identidad digital, Conozca a su cliente (KYC), Razones comerciales del IPJ