Sala de prensa y Medios Blog de la GLEIF

El crecimiento de la tecnología digital en el ámbito KYC: uso del IPJ para facilitar el proceso

Un enfoque estandarizado hacia la identificación de personas jurídicas utilizando el IPJ facilitaría la tarea a todos los agentes que participan en el mercado digital global


Autor: Stephan Wolf

  • Fecha: 2018-06-28
  • Visualizaciones:

people-5-750x250

La tecnología ha revolucionado nuestra forma de trabajar. En este marco, la automatización y la digitalización de numerosos procesos manuales en el seno de las organizaciones se han traducido en un ahorro considerable de tiempo y costes. El crecimiento de la tecnología digital también ha simplificado de manera significativa el proceso de creación de una empresa y ha facilitado, además, las transacciones transfronterizas y la entrada en nuevos mercados.

En esta economía digital cada vez más globalizada, surgen algunas dificultades claras. Una de ellas es verificar la identidad de los clientes, los socios y los proveedores, que sigue siendo un proceso largo y costoso.

Las empresas reflejan claramente estas preocupaciones en nuestro reciente informe: «Un nuevo futuro para la identificación de personas jurídicas» (A New Future for Legal Entity Identification) (véanse los «enlaces relacionados» que figuran abajo). Detalla los resultados de un estudio realizado recientemente por la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF), junto con la empresa de investigación de mercado Loudhouse, sobre las dificultades de la identificación de personas jurídicas en el sector de los servicios financieros, incluida la diligencia debida de conozca a su cliente (KYC).

Esta entrada de blog explora el impacto del crecimiento de las tecnologías digitales en la verificación de personas jurídicas y las capacidades y los beneficios potenciales que ofrece la adopción de un método estandarizado utilizando el Identificador de Personas Jurídicas (IPJ). Para ilustrar esta cuestión, analizamos cómo la combinación del IPJ con los certificados digitales podría simplificar la identificación de las personas jurídicas en la era digital.

La mayoría de las entidades financieras espera que las nuevas tecnologías se incorporen al proceso de integración de clientes

El estudio de la GLEIF, que incluye encuestas a más de 100 profesionales de ventas sénior del sector bancario del Reino Unido, Estados Unidos y Alemania, evidencia la creciente demanda de un proceso de identificación robusto, simplificado y mejorado, especialmente porque, en opinión del 52% de los encuestados, el tiempo de integración no hará más que aumentar por el incremento del fraude, las más estrictas regulaciones y el crecimiento en el panorama empresarial actual.

Las empresas necesitan un sistema de identificación de personas jurídicas que se ajuste a los requisitos de los reguladores y los clientes y que sea más eficiente en general. Además, son conscientes de que las nuevas tecnologías tienen cada vez más posibilidades de desempeñar una función al respecto. La mayoría de las entidades financieras espera que las nuevas tecnologías —como las firmas digitales (51%), las herramientas de KYC basadas en tecnología de la cadena de bloques (50%) y los certificados digitales (46%)— se incorporen al proceso de integración de nuevas organizaciones cliente. Sin embargo, existe una salvedad en esta cuestión: el 61% de nuestros encuestados considera que el crecimiento de las soluciones digitales de hecho dificultará la verificación de identidades, simplemente porque significará un aumento del número de personas jurídicas con las que se operará.

image-1

Mejora de la identificación en la era digital usando el IPJ

Las empresas de servicios financieros pueden ahorrar tiempo, conseguir una mayor transparencia y trabajar con más dinamismo adoptando un IPJ para cada una de sus organizaciones cliente. Las entidades bancarias llevan a cabo su actividad en múltiples jurisdicciones y, por tanto, precisan de un estándar global. El IPJ ofrece a las empresas un enfoque único para identificar personas jurídicas, pues ofrece el potencial de suprimir la complejidad de las transacciones comerciales. Con el Índice de IPJ Global, ofrecemos la principal fuente en línea que facilita datos de referencia de personas jurídicas abiertos, estandarizados y de alta calidad. Ningún otro sistema de identificación de personas jurídicas global y abierto se ha comprometido con un régimen comparable tan estricto de verificación regular de los datos.

La integración del IPJ en otros métodos de verificación de personas jurídicas, incluidas soluciones basadas en certificados digitales y tecnología blockchain, permitirá, por lo tanto, a cualquiera conectar fácilmente todos los registros asociados con una organización e identificar quién es dueño de quién. Al convertirse en el vínculo común, el IPJ aportará certidumbre sobre la identidad en cualquier interacción en línea, facilitando que todos los agentes participen en el mercado digital global.

La proliferación de certificados digitales ilustra esta cuestión.

Certificados digitales: ¿qué está impulsando las dificultades relativas a la identidad en el mundo digital actual?

Creemos que la tecnología de certificados digitales basada en una robusta criptografía es fundamental para el buen funcionamiento de la economía digital, que está en plena evolución. La proliferación de certificados digitales, emitidos por los gobiernos o por el sector privado, ha permitido a las organizaciones y las personas físicas progresar y hacer negocios digitalmente.

Sin embargo, ahora esto está creando problemas que deben resolverse para garantizar que puedan apuntalar eficazmente el buen funcionamiento de la economía digital global.

La principal dificultad asociada a los certificados digitales es la medida en que los usuarios pueden rastrearlos. Se obtienen fácilmente a través de numerosos emisores diferentes y diversas organizaciones mantienen registros en múltiples silos globalmente. Los certificados digitales incluyen una pareja de claves público-privadas únicas y una huella dactilar. Cuando caducan, debe obtenerse un nuevo certificado con una pareja de claves público-privadas completamente diferente. Las organizaciones suelen tener varios certificados de distintos sistemas (por ejemplo, eIDAS y CAB/Forum) al mismo tiempo y para usarse en diferentes casos. (Para obtener información general sobre el Reglamento relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza [eIDAS] de la Unión Europea y CA/Browser [CAB] Forum, véanse los «enlaces relacionados» que figuran abajo).

Los datos de referencia disponibles con el certificado (por ejemplo, denominación, forma jurídica y dirección) están incrustados como simples cadenas de texto. Estas cadenas no están armonizadas entre los diferentes emisores. Esto significa que no hay forma de relacionar un certificado con otro o de determinar los enlaces entre diferentes partes sin realizar un ejercicio de concordancia manual. Actualmente, los certificados digitales son robustos en términos de autenticación específica, pero carecen de la capacidad de visualizar a sus propietarios de forma inequívoca.

Además, los certificados contienen información que estaba disponible en el momento de la emisión. Sin embargo, las empresas pueden cambiar sus denominaciones o su forma jurídica o trasladar la ubicación de sus oficinas. Sin embargo, ninguno de estos cambios puede reflejarse variando el contenido del certificado, ya que rompería las comprobaciones criptográficas. Las empresas pueden optar por revocar el certificado y obtener uno nuevo, o simplemente seguir utilizándolo con información incorrecta hasta que expire. Como resultado, quienes mantienen la información sobre las organizaciones no la actualizan de forma sistemática o en absoluto. No solo la información estará obsoleta a menudo, sino que también las organizaciones con frecuencia tendrán varios certificados con diferentes nombres, cada uno con información distinta e incoherente.

Ante la falta de conexión entre diferentes certificados digitales relacionados con una persona jurídica y sin forma de decidir cuál está obsoleto y cuál está actualizado, determinar la identidad en la esfera digital tan solo se volverá cada vez más complejo.

Las organizaciones y las personas físicas necesitan una forma de garantizar que la información que obtienen mediante un certificado sea correcta y esté actualizada. Se necesita una solución para generar certidumbre y confianza en el sistema y en la información que proporciona.

Cómo pueden ayudar los IPJ:

En la GLEIF, queremos simplificar la identificación en la era digital combinando el IPJ con los certificados digitales. Esto permitiría que cualquiera relacionara fácilmente todos los registros asociados con una persona jurídica, determinara cuáles son actuales y aclarase cualquier variación. También posibilitaría que los usuarios corporativos evaluaran fácilmente la información de quién es dueño de quién.

Esta adición aparentemente mínima reducirá significativamente la complejidad y el coste —relacionados con el personal y la tecnología— asociados con la diligencia debida y la validación de clientes, socios y proveedores. En caso de que los códigos IPJ reemplazaran por completo los datos de referencia de una persona jurídica y del emisor, la gestión del certificado sería más rápida (menos carga útil) y podría obtenerse la información más actual previa solicitud a través de interfaces de programación de aplicaciones (API). El IPJ podría convertirse en un elemento esencial para el uso de certificados digitales y firmas digitales en cualquier tipo de cadena de suministro distribuida.

Los certificados digitales ya forman parte integral de organizaciones y de personas físicas que interactúan y realizan transacciones digitales, y su uso solo aumentará con las tecnologías emergentes, como el Internet de las cosas y la cadena de bloques. Como se menciona más arriba, el 61% de los encuestados en nuestro estudio considera que el crecimiento de las soluciones digitales de hecho dificultará la verificación de identidades. Si no se abordan las dificultades asociadas con su éxito, la complejidad y los costes para las organizaciones continuarán aumentando considerablemente.

Del mismo modo, el volumen extremo también generará una mayor demanda en el ámbito de la verificación automatizada. En la actualidad, los distintos sistemas de identificación digital se basan en estándares, claves y cifrados distintos, y el único vínculo común entre ellos es el nombre de la persona jurídica, que puede variar ampliamente y cambiar con el tiempo. Sin un enlace numérico coherente entre los identificadores, los métodos automatizados siempre generarán errores y dificultades adicionales para las organizaciones. El IPJ podría proporcionar este vínculo coherente y cimentar su posición como una fuerza positiva para el sector financiero en su conjunto.

Para aquellas autoridades certificadoras que deseen integrar datos de identidad en el Nombre Distintivo del Sujeto de un certificado digital, hemos creado un identificador de objeto (OID, por sus siglas en inglés): oid-info.com/get/1.3.6.1.4.1.52266.1.

Los proveedores de plataformas de software que deseen mostrar datos de Nivel 1 de personas jurídicas sobre quién es quién a las partes usuarias tienen a su disposición la API de consulta de IPJ de la GLEIF: gleif.org/es/lei-data/gleif-lei-look-up-api/access-the-api. *

Para obtener más información sobre los resultados de nuestro estudio en torno a las dificultades de integrar organizaciones cliente en el sector bancario, lea el informe completo titulado «Un nuevo futuro para la identificación de personas jurídicas», que se puede descargar abajo.

* El texto en cursiva se añadió a esta entrada de blog el 25 de julio de 2018.

Blog y Foro de Debate de la GLEIF

Si desea realizar un comentario sobre una publicación del blog, visite el blog en lengua inglesa. Identifíquese con su nombre y apellidos. Su nombre aparecerá junto a su comentario. No se publicarán las direcciones de correo electrónico. Tenga en cuenta que, mediante su acceso al foro de debate o su contribución en él, acuerda cumplir los términos de las Directrices sobre los blogs de la GLEIF, por lo que le pedimos que los lea detenidamente.



Lea todas las publicaciones del blog de la GLEIF
Sobre el autor:

Stephan Wolf es el Director General de la Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF). Desde enero de 2017, el Sr. Wolf es uno de los coordinadores del grupo de asesoramiento técnico de Fintech formado por el comité técnico ISO/TC 68 (ISO TC 68 FinTech TAG) de la Organización Internacional de Normalización. En enero de 2017, el Sr. Wolf fue designado uno de los 100 Líderes en Identidad por One World Identity. Tiene una amplia experiencia en el establecimiento de operaciones de datos y en estrategia de implantación global. A lo largo de su carrera ha contribuido al avance de estrategias clave de desarrollo de productos y empresas. El Sr. Wolf cofundó IS Innovative Software GmbH en 1989 y trabajó como su primer director general. Más tarde, fue nombrado portavoz del consejo ejecutivo de su sucesora IS.Teledata AG. Finalmente, esta empresa pasó a formar parte de Interactive Data Corporation en la que el Sr. Wolf ocupó el puesto de Director Técnico.


Etiquetas para este artículo:
Gestión de Relaciones con Clientes, Gestión de Datos, Identidad digital, Global Legal Entity Identifier Foundation (GLEIF), Índice de IPJ Global, Conozca a su cliente (KYC), Razones comerciales del IPJ, Noticias del IPJ, Datos Abiertos